¿Qué es la orientación?

A menudo, a los que participamos en este poco conocido deporte, nos ocurre que al nombrarlo en distintos ambientes, tenemos que acabar explicando de forma sistemática y general en qué consiste. Y esto sucede a pesar de que en los últimos años, se está produciendo una gran separación del ámbito militar (origen del deporte), a favor de un aumento de los nuevos socios que se introducen en el deporte por su actitud aventurera.

A pesar de ser un deporte sin demasiada fama, lo cierto es que es un deporte adecuado para cualquier edad, pues hay categorías desde aquellas en las que compiten niños que apenas han aprendido a andar hasta de 70-80 años según la zona. Lo original de la orientación es que combina el ejercicio físico (que varía según el grado de exigencia y preparación desde el paseo hasta la carrera más rápida posible en la que se puedan sortear los obstáculos de la naturaleza), con un ejercicio mental de estrategia y de toma de decisiones rápidas, que no siempre serán las adecuadas, y el reconocer esto último, es la causa mayor del deseo de auto-perfeccionamiento que provoca que los competidores se enganchen en este deporte.

Los orientadores como su propio nombre indica, necesitamos un plano de la zona en la que se desarrolla la carrera. Normalmente, se realiza en el campo-bosque-montaña, aunque en la modalidad Sprint se usan mapas urbanos o de parques. Para poder orientar el mapa (que cuenta siempre con unas líneas azules que nos indican dónde está el norte), se nos permite llevar una brújula, elemento que ha evolucionado mucho en los últimos años, y que cada cual elige el modelo que más se adapte a él.

brujula

En cada categoría, los mapas de la misma, tienen una serie de puntos marcados. Para llegar hasta ellos el orientador se basa en el rumbo que le indica la brújula, pero ha de fijarse en elementos que le den la referencia de a qué distancia del mapa se encuentra. También ha de fijarse en la descripción de controles del mapa (leyenda) en la cuál aparecen los números de los controles que ha de encontrar, así como una serie de pistas sobre la localización del control, tamaño del elemento característico en el que está colocado…

plano

De forma didáctica y “yendo al grano”, el objetivo de este deporte no es como la gente que nos ve corriendo con un mapa en la mano piensa: ni encontrar un tesoro, ni una serie de pistas, sino encontrar BALIZAS.

¿Y qué son las balizas?

baliza

Como se observa en el dibujo, la baliza consta de una estaca que permite clavarla al suelo de todo tipo de terreno y condiciones, rodeada por una estructura de forma de prisma triangular sin bases, que tiene unos colores muy característicos que nos permiten reconocer una baliza a distancia en medio de diversos paisajes (aunque a veces pueden encontrarse muy escondidas en agujeros o entre piedras).

En la parte superior encontramos dos elementos muy importantes; por un lado la baliza ha de contar con un panel en el que aparezca el número de la misma, puesto que cada categoría ha de encontrar unas balizas específicas que serán reconocidas por el número que aparece en la leyenda del mapa. Si un corredor tiene que encontrar y fichar la baliza número 50 pero lo hace con la 51 quedará descalificado, aunque el resto de la carrera se haya completado correctamente.

El otro elemento, que normalmente suelen ser en realidad dos, constituye el mecanismo por el cual va a quedar constancia de que el corredor ha encontrado sus balizas. ¿Por qué decimos que son dos? Pues, porque hace unos años lo único que había en la baliza era una pinza en cuyo extremo superior posee una serie de pinchos que al atravesar una cartulina de papel dejaban una figura característica del número de la baliza.  Sin embargo, hoy en día, la totalidad de balizas que se usan en pruebas oficiales cuentan además de la posibilidad anteriormente descrita que se reserva a categorías de iniciación, con bases Sportident que presentan un agujero donde el corredor ha de introducir su pinza electrónica cada vez que llegue a una de las balizas que aparecen marcadas en su mapa.

bu

Las pinzas electrónicas en la actualidad son uno de los elementos imprescindibles para el orientador. Se lleva en un dedo de la mano, y sirve para poder controlar el tiempo que ha tardado en encontrar cada uno de los controles y el tiempo final que le hará colocarse en el ránking de resultados en cuanto llegue a meta y descargue los datos en el sistema que se instala en el ordenador del técnico de sistema de cronometraje. No creo que haga falta decir que el ganador será aquel que tarde menos tiempo en realizar el recorrido habiendo pasado por todas sus balizas.

sportident

Tras todo este rollo, creo que lo mejor para conocer el deporte es vivir la experiencia, pero si queréis más información os dejamos un enlace a los vídeos que aparecen en la página Web de la Federación Española de Orientación

Deja un comentario